• San Andrés Apóstol

    En la Parroquia de San Andrés de Santiago de Chile, existe una gran devoción hacia su santo patrono y sus virtudes: El seguimiento a Cristo; la servicialidad, la humildad y el ecumenismo. Sin embargo, quizás por la misma humildad del santo, son muy pocos los que sepan algo de su vida.

    Andrés, natural de Betsaida, primero fue discípulo de Juan bautista, más tarde siguió a Cristo y le presentó a su hermano Pedro. Junto con Felipe, introdujo en presencia de Cristo a unos gentiles, y también fue él quien hizo saber a Jesús, cuando la multiplicación de los panes, que había un muchacho que tenía unos panes y unos peces.

    Es un hombre humilde y sencillo, que sigue muy de cerca el ejemplo del Divino Maestro. Simplemente quiere ser útil: servir. Andrés, al igual que todos los apóstoles, estaba destinado a ser el instrumento de Cristo en la tarea de llevar por el mundo el mensaje de salvación. "Seréis pescadores de hombres", les dijo cuando los sacó de junto a las redes, y en sus predicaciones los preparaba para el apostolado y aun los había enviado de dos en dos, como un ensayo de su misión futura.

    Andrés junto a Felipe presentaron a los Griegos a Jesús. Y ese es justamente el papel de apóstol: poner a los hombres en contacto con Jesús. No es el apóstol quien salva. Su misión es mucho más modesta: producir el contacto, ser el puente de unión de nuestras vidas con Jesús. Según la tradición, después de Pentecostés predicó el Evangelio en muchas regiones, especialmente en Tracia y Scythia. Otra tradición da cuenta que San Andrés fue Obispo de la antigua Bizancio y se le reconoce y da culto como patrono de Constantinopla.

    La tradición nos dice que un 30 de Noviembre, en Patras de Acaya (actual Grecia) fue primero encarcelado, después gravísimamente cortado, por último suspendido en la cruz, en la cual sobrevivió dos días enseñando al pueblo: y rogando al Señor que no lo sacaran de la cruz, fue circundado por un gran resplandor en el cielo, y después que se apagó la luz, entregó su espíritu.